No son ni mucho menos, excesivos los conocimientos que se tienen sobre la historia de la villa de Talarrubias, al menos, como entidad poblacional relativamente importante y, con cierta unidad de tradiciones, costumbres, modos de vida y objetivos comunes en general.

No parece posible, hasta la fecha, utilizar correctamente el término "Talarrubias" como colectividad considerada unidad hasta bien entrada la Baja Edad Media. Aunque lo que hoy se conoce como Talarrubias y su término municipal no deja de ser una división territorial de tipo político, veremos brevemente, desde cuándo se conoce algún tipo de poblamiento en sus alrededores.

Del Paleolítico (finca La Hoya) ya se encuentran yacimientos arqueológicos; lo mismo ocurre con el Calcolítico (pintura rupestre esquemática de los abrigos de La Panda); de época prerromana (castros del Hornilla y de Puerto Peña); pero de época antigua el mayor número de datos nos los ofrece la época romana.

A partir de los siglos III-II a.C. se asiste a un aumento del número de lugares poblados en las zonas rurales y surge una nueva figura jurídica, el colono, que explotará terrenos con capacidad de autoabastecimiento, "Villae", dependientes del municipio en el ámbito de comercialización de excedentes y éste de la ciudad administrativamente. Ejemplo: Villas de San Bartolomé y La Calera- Municipio de Lacimurga Constancia Lulia (Cogolludo) - Colonia Emérita Augusta.

Aunque con un poblamiento más disperso, también hay ejemplos de época visigoda (necrópolis de la Rinconada y asentamiento de San Bartolomé). El período está representado, dados los restos cerámicos aparecidos en la Rinconada, San Bartolomé y Puerto Peña, lugar éste último donde probablemente estuviera ubicado el poblado denominado Minsaka, perteneciente a la Kura de Mérida. Puebla de Alcocer posiblemente surgiera como una "ciudad de frontera" en la Reconquista hacia los siglos XI-XII d.C. tras la concesión de una Carta-puebla por parte del rey. A estas ciudades, que

fueron creadas para la repoblación de la zona reconquistada, se les concedía una serie de privilegios, sobre todo exenciones fiscales.

Su economía basada principalmente en los botines conseguidos en la razias o incursiones que se hacían en la zona y la única obligación de sus habitantes era defender el bien común, es decir, de la cual quedan restos en Puebla de Alcocer.

Los términos de estas ciudades solían ser de vastas dimensiones y repoblados con numerosas aldeas cuyas condiciones y modos de vida diferían mucho de los vecinos de la ciudad, a la cual acudían a refugiarse tras sus murallas junto con sus ganados y enseres en caso de razias de peligro en general.

Entre una de estas aldeas, muy probablemente, se encontraría el origen del núcleo denominado hoy Talarrubias, estando defendida toda la zona por las órdenes militares del Temple y Calatrava en un principio, y, finalmente por la de Alcántara.

Bastantes años después de las correrías del rey Pedro I "El Cruel" por la zona en la segunda mitad del siglo XIV, por Real cédula de 7 de abril de 1945, dada por el rey Juan II en la villa de Arévalo, fue concedida Puebla de Alcocer a Gutiérrez de Sotomayor, maestre de Alcántara, tomando así en su posesión la villa, su castillo y fortaleza, además de lugares (aldeas), derechos y jurisdicción.

Por razones aún desconocidas, se produce a finales del siglo XV un florecimiento de lugares como Talarrubias que comienza las obras de su Iglesia Parroquial y continúa durante gran parte del siglo XVI, bajo planos posiblemente, del arquitecto Benito de Soto.

La importancia que iban adquiriendo estos lugares, y, en este caso Talarrubias, se demuestra en las grandes dimensiones de su Iglesia Parroquial que tenía una fábrica dotada de un censo de 308 reales; en la construcción del Hospital (actual albergue) por Don Alonso Luengo y Doña Catalina García, su esposa, y de la Capilla de Nuestra Señora de la Paz y Ildefonso (hoy del Carmen) por su nieto Alonso Luengo de Yegros; pero su importancia se muestra además por las 8 ermitas camperas con que contó.

En 1583 acaeció una grave pestilencia en la cual hubieron de morir gran número de personas en tres poblados próximos, Taberneros, Pecos y Pacha, que se unieron a Talarrubias construyéndose ahora la ermita de "San Roque" patrón extinguidor de las pestilencias.

El 22 de marzo de 1635 es una fecha a recordar dado que se concede a Talarrubias su Título de Villa, dándole término propio, por Real cédula del Rey Felipe IV, designándola así de la de Puebla de Alcocer previo pago al Rey, a plazos de 12.000 ducados y con el consentimiento del Dique de Béjar y Vizconde de la Puebla de Alcocer, del que Talarrubias será señoría debiéndole pagar alcabalas (12.000 reales anuales), las tercias reales y la tercera parte del diezmo de ganados forasteros que pastaban en el invierno. Poco después, por cuestiones de límites, Talarrubias sostuvo con Puebla de Alcocer un ruidoso pleito fallando la Real Cancillería de Granada a favor de Talarrubias y mandando pagar a Puebla de Alcocer daños por aprovechamientos indebidos.

También en este siglo XVIII se construye la parte barroca de la Capilla de la Paz y La casa del Patio, sede franciscana hasta el siglo pasado. Ya en el siglo XVIII, época también de gran florecimiento para Talarrubias se compra la Dehesa "La Lande" entre cuatro pueblos, a razón de 15.000 reales de vellón cada uno y ya se tiene constancia de la explotación de las canteras de cal.

En 1727 se realiza una importante reedificación de la Iglesia Parroquial, destacando su barroquismo remate del campanario. El 7 de mayo de 1744 se funda La Hermandad de la Esclavitud de Nuestra Señora de la Coronada según la gracias e indulgencias concedidas por el Papa Benedicto XIV.

Por último, y para terminar, hay que hacer constar la importante obra ornamental que se realizó en la Capilla de la Paz, cobijo habitual de la imagen de Jesús Nazareno en 1792, con un exquisito Rococó de finales del siglo XVIII, pagado con dinero de los propios fieles, dada la gran devoción con que contaba esta imagen.

 
 

Ayuntamiento de Talarrubias © 2017 - Todos los derechos reservados

Aviso Legal | Política de privacidad | Contacte con nosotros